Español

English

20 enero, 2014

Actividades extractivas propagarían el VIH entre mujeres indígenas

Operarios en territorios indígenas contribuirían al contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Operarios en territorios indígenas contribuirían al contagio de enfermedades de transmisión sexual.

“Las mujeres indígenas que viven en comunidades cercanas a actividades de petróleo, gas y minería son vulnerables a enfermedades de transmisión sexual incluyendo el VIH/SIDA”.

Así lo informó James Anaya, Relator de la ONU sobre pueblos indígenas, durante una reunión internacional de expertos en salud sexual y derechos reproductivos, que concluyó el viernes en Nueva York, bajo la organización del Foro Permanente de Asuntos Indígenas.

Anaya explicó que la afluencia de trabajadores en las comunidades indígenas ha conducido también al aumento del acoso y las violaciones sexuales.

“En un caso en el que intervine niñas indígenas que iban caminando a la escuela fueron agredidas sexualmente por trabajadores operando bajo una concesión otorgada por el gobierno para la extracción de recursos forestales en el territorio tradicional de los pueblos indígenas”.

Para Mirna Cunningham, lideresa del pueblo Miskito de Nicaragua, los servicios de salud, especialmente los referidos a la salud, sexual y reproductiva, no han considerado los efectos de las grandes inversiones a escala global existentes en comunidades indígenas.

“Esa presencia conlleva a la militarización, el tráfico de personas y el incremento de las violaciones sexuales de mujeres y niñas indígenas”, señaló en su informe.

Si bien para las poblaciones indígenas esta situación es una realidad, los Estados no cuentan con datos desagregados sobre la situación de salud de los pueblos indígenas. Por ello, no existen una estimación de estos casos ni mucho menos una intervención adecuada abordar el problema.

“El desarrollo de datos desagregados e indicadores pertinentes una herramienta clave para visibilizar y comunicar el flagelo que las industrias extractivas están representando e incidir para que se respeten los derechos de las mujeres indígenas”, afirmó.

Tarcila Rivera Zea, presidenta de CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú y coordinadora del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas – ECMIA, indicó que en un mundo donde epidemias como el SIDA vienen causando estragos irreparables las mujeres indígenas no son impedidas de ejercer una sexualidad plena y segura.

El ECMIA, a través de un reciente estudio alertó, sobre esta situación y recomendó a los Estados incluir la participación las mujeres indígenas en  toda política de salud referida a ellas.

Durante la reunión se recordó que La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas contempla el derecho igualitario de los pueblos indígenas al más alto nivel posible de salud física y mental y subraya la responsabilidad de los Estados a adoptar medidas eficaces para garantizarlo.

Los hallazgos de este debate serán incluidos en un reporte que se presentará en mayo, durante la 13 sesión del Foro Permanente de Asuntos Indígenas de la ONU.

Foto: Survival International (arriba), UNPFII (galería).