Español

English

23 diciembre, 2016

Ayacucho: comunidades practican la siembra de agua para enfrentar la sequía

La siembra y cosecha de agua es una técnica ancestral para paliar los efectos de la sequía que afecta a Ayacucho y otras regiones.

Frente a la sequía que afecta a la región Ayacucho, la población de las comunidades quechuas del distrito de Huambalpa, en la provincia de Vilcas Huamán, inició las labores comunales para la conservación del puquial Molino, principal reserva de agua de la provincia.

El último 4 de diciembre, más de 450 personas fueron parte de la faena, entre niños, niñas, mujeres, varones, jóvenes y personas adultas mayores, quienes demostraron su compromiso y conciencia con la siembra y la cosecha de agua, para que el único puquial del distrito incremente su caudal ante la situación de emergencia.

La jornada fue promovida por las comunidades de Huanquispa, Paccaypata, Limarecc, Amsarca, Huambalpa, Escorno, Raymina, Churiacucho, Loma y Accmay, junto a CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú, Agrorural y la Agencia Agraria de Vilcas Huamán.

CHIRAPAQ trabaja en la zona permanentemente, promoviendo técnicas agroeológicas ancestrales que permiten enfrentar el cambio climático y alcanzar la seguridad alimentaria desde los conocimientos de los pueblos indígenas. Esta iniciativa tiene el apoyo de Pan Para el Mundo (PPM)

Siembra y cosecha de agua

La práctica ancestral de la siembra y cosecha de agua consiste en almacenar agua en lagunas naturales en las zonas altas, que sirvan de abrevadero para los animales. El agua contenida de esta manera se filtra al suelo y aporta caudal a los manantiales o puquios que brotan por la ladera de la montaña.

La temporada de sequía afecta gravemente a los manantiales y los bofedales que estos crean. Con la siembra y cosecha del agua, estas lagunas situadas en las cabeceras de cuenca, en lo alto de la montaña, actúan como reguladores del agua y garantizan el suministro durante todo el año.

Sequía pone en peligro los cultivos

La ausencia de lluvias de esta temporada es alarmante. La siembra se ha atrasado y ha disminuido el caudal de los ríos, riachuelos y manantiales, por lo que falta agua para el regadío.

Más de 3 mil 700 hectáreas de cultivo están afectadas por la sequía, especialmente en las provincias de Cangallo, Huamanga, Huancasancos, Lucanas, Victor Fajardo y Vilcas Huáman, reportó la Dirección Regional de Agricultura de Ayacucho.

Las localidades más amenazadas están en los distritos de Chiara, Acocro, Ocros, Tambillo, Los Morochucos y Cangallo.

Los cultivos más afectados son el maíz, papa, quinua, olluco, trigo, kiwicha, habas, cebada, alfalfa, entre otros. Esta situación genera graves pérdidas en la reserva alimentaria para la población a nivel nacional.