Español

English

16 junio, 2016

Cajamarca: sociedad civil se moviliza contra La Paisana Jacinta

Llegada a la ciudad de Cajamarca del circo de La Paisana Jacinta movilizó protesta de las mujeres ronderas, universitarios y el gremio de abogados.

La llegada a la ciudad de Cajamarca del circo de La Paisana Jacinta movilizó a la sociedad civil de la región, que denunció el contenido racista y denigrante hacia la mujer indígena andina que exhibe este espectáculo protagonizado por el cómico Jorge Benavides.

Organizaciones ronderas, feministas y de derechos humanos de la región Cajamarca convocaron a un plantón durante la mañana del jueves en el centro comercial El Quinde, donde se ubica el circo, para protestar contra la realización de las funciones.

Dalila Morales Quintana, integrante de la Federación de Rondas Campesinas Femeninas del Norte del Perú, señaló que la actividad recibió el respaldo de las organizaciones e instituciones de Cajamarca. Morales informó que el viernes 17 a las 10 a.m. realizarán un nuevo plantón en el mismo lugar.

En el año 2014, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la Organización de las Naciones Unidas (CERD) lamentó que en los medios de comunicación peruanos “persista la difusión de estereotipos negativos de pueblos indígenas y de afroperuanos, como es el caso del programa televisivo La Paisana Jacinta”.

El CERD recomendó al Estado peruano que tome las medidas necesarias para evitar la propagación de este tipo de mensajes. Además, que lidere amplias campañas para concientizar a la ciudadanía sobre los efectos negativos de la discriminación racial.

Si bien el programa televisivo de La Paisana Jacinta ya no se emite, el creador del personaje, Jorge Benavides, continúa las giras del circo por varias ciudades del Perú.

Pronunciamientos de la sociedad civil

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional de Cajamarca se pronunció en contra del espectáculo, sosteniendo que este promueve el racismo “bajo el falso criterio de la diversión”. También pidieron a las empresas privadas que apoyan la actividad seguir los códigos de responsabilidad social y dejar de respaldar la discriminación.

Por su parte, la Dirección de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Cajamarca señaló que este personaje “hace una representación negativa de la mujer indígena andina como una persona vulgar, sucia, violenta, torpe, y de escasa capacidad intelectual”.

Los abogados cajamarquinos indican que reforzar la discriminación por origen étnico y cultural es un delito sancionado por el Artículo 323 del Código Penal y por tratados internacionales.

Además, la Asociación Femenina Estudiantil del Perú – base Cajamarca indicó que este tipo de actividades recreacionales promueven que el público construya “una imagen totalmente errada de la mujer campesina, promoviendo la violencia y la discriminación”.