Español

English

3 noviembre, 2021

CHIRAPAQ lamenta la partida de cantante andina Juanita Del Rosal

Desataca no solo su aporte a la música sino su compromiso con la niñez indígena desplazada en Ayacucho por el conflicto armado interno.

La activista indígena y directora de CHIRAPAQ, Tarcila Rivera Zea, expresó su personal y profundo pesar por la muerte de Juana Pisco Gonzáles, conocida por los amantes de la música andina como “Juanita del Rosal”, quien fue además miembro cofundadora de nuestra asociación.

“Juanita y yo veníamos de comunidades terriblemente golpeadas durante el conflicto armado interno y fuimos testigos de cómo las personas llegaron como refugiadas a la ciudad de Huamanga, sin tener quién las acoja. Gran parte de ellos eran pequeños que habían perdido a sus padres”, recordó.

Es en este contexto, ambas toman conciencia de que este desplazamiento forzado ponía en peligro el saber ancestral y la continuidad cultural del mundo andino. “Había que dar atención material, pero también espiritual. Identificamos al arte de nuestros pueblos como el medio para sanar nuestras heridas y fortalecernos en nuestra autoestima e identidad”, explica.

Juanita Del Rosal brindó su arte en los barrios periurbanos, ofreciendo conciertos para los desplazados por la violencia. A través de su música y de talleres de arte dirigidos a niños y niñas, logró que los más pequeños se reconecten con el legado cultural de los sabios y sabias mayores.

“Iniciamos nuestras actividades con una propuesta nutricional con productos nativos en los comedores populares, de la mano con los talleres que llamamos de afirmación cultural. Nuestra hermana Juanita fue la piedra sobre la cual fundamos CHIRAPAQ y esta propuesta, la cual dio como frutos a hombres y mujeres que son hoy un referente para sus pueblos”, explica.

Juanita del Rosal, conocida como “La voz cristalina de los manantiales”, fue una destacada intérprete del canto andino nacida en Cayara, Ayacucho. Junto con su esposo Aurelio “Huaccha” Miranda Quispe, emblemático músico saxofonista wanka, fundó la famosa orquesta “Los Olímpicos de Huancayo”. Su popularidad en los años setenta se asienta gracias a su destacada interpretación del huayno “Ricchari Helme”. Entre su repertorio destaca también “Coca Quintucha” y «Wakchaschay». Este último fue el himno a los niños y niñas quechuas, sin padres ni madres refugiados en Huamanga. Además,los cayarinos le deben el haber difundido el famoso pumpín fuera de Cayara.

“Además de su importante papel como difusora del arte y la cultura andina, destacamos también este rol como promotora de la justicia social. Su legado está presente en esta generación que sanó a través de su música y en todas las acciones que CHIRAPAQ lleva a cabo desde hace más de 35 años por la afirmación de la identidad cultural y el reconocimiento de nuestros derechos”, concluyó.

Su familia informó a través de las redes sociales que el velorio tendrá lugar hoy miércoles 3 de noviembre a las 6 p.m. en San De Pariachi MZ C LT 1 Ate Vitarte km 12.5 Carretera Central, para luego ser trasladada el jueves 4 de noviembre a las 10:00 a.m. al Cementerio de Santa Clara.