Español

English

18 octubre, 2017

Conociendo nuestras raíces construimos un Perú intercultural

Veinte jóvenes participaron en el encuentro “Conociendo nuestras raíces”, organizado por CHIRAPAQ como parte de la campaña #LimaIndígena.

En el marco de la campaña #LimaIndígena y los Censos Nacionales 2017, 20 jóvenes participaron en el encuentro “Conociendo nuestras raíces”, organizado por CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú. En el taller, los jóvenes estudiantes y profesionales compartieron sus sentimientos, opiniones e ideas sobre la diversidad cultural del Perú.

En un primer momento, los participantes dibujaron sus pensamientos sobre cómo se imaginan un país intercultural. Los tres grupos coincidieron en que la interculturalidad se trata de una conveniencia armoniosa entre personas de diferentes raíces culturales, sin embargo, esto requerirá de políticas públicas para frenar las desigualdades que todavía existen en el país.

A continuación, reflexionaron acerca del racismo y la discriminación, a partir de las experiencias de cada uno y de sus familias. Coincidieron en que el racismo es una ideología de origen colonial destinada a dar privilegios a un grupo dominante de la sociedad, y que hasta hoy muchos peruanos sufren diversos tipos de discriminación que afectan sus posibilidades de desarrollo personal y colectivo.

Tarcila Rivera Zea, presidenta de CHIRAPAQ, se hizo presente en el taller para relatar su experiencia en el movimiento indígena internacional. La lideresa quechua opinó que la diversidad cultural del Perú es reconocida en la Constitución pero no se enseña adecuadamente en todas las escuelas. “Decimos ser un país pluricultural y multilingüe pero es discurso y no práctica”, dijo.

Para finalizar, el equipo de CHIRAPAQ presentó los resultados de su investigación sobre la pregunta de autoidentificación étnica en el Censo de Población del 2017, donde se debaten las oportunidades y dificultades de esta pregunta, así como las consecuencias que podría tener para las políticas sociales en el Perú.

Identificarnos indígenas, por nuestros derechos y reconocimiento

Entre los participantes estuvieron jóvenes de regiones como Ayacucho, Cusco, Tacna, Pasco y Junín, identificados con pueblos indígenas como el quechua, el aymara y el asháninka, así como jóvenes afrodescendientes.

Almendra Pinto, gestora cultural del pueblo aymara de Tacna, relató su experiencia de identificarse con este pueblo indígena. “A veces compartimos tradiciones y formas de pensar que no son las mismas que se nos imponen desde la infancia, que nos hacen cuestionarnos de donde venimos. Si no nos identificamos las culturas van a desaparecer”.

Aroteya Maratiza Calderón, ingeniera forestal del distrito de Puerto Bermúdez – Pasco, dijo que se siente parte del pueblo indígena asháninka por ser nieta de un líder asháninka de la Asociación de Nacionalidades Asháninkas del río Pichis. Identificarse en el censo es importante “para que nos reconozcan como ciudadanos y peruanos que somos”, agregó.

Yeny Llactahuamán, trabajadora social quechua de Ayacucho, indicó que es importante que nos identifiquemos con los pueblos indígenas porque necesitamos conocer cuántos somos, para que esos datos sean usados en beneficio de nuestros pueblos.

Eusebio Samaniego Pérez, ingeniero forestal de la comunidad asháninka San Miguel Centro Marankiari (distrito de Perené – Junín), dijo que los pueblos indígenas debemos identificarnos en el Censo para demostrar la diversidad de lenguas y culturas que existen en el Perú.

Riyna Aguilar Quispe, del pueblo quechua chanka de La Mar – Ayacucho y estudiante de Educación Intercultural Bilingüe, señaló que los resultados del censo ayudarán al ejercicio de derechos como la protección de la tierra, la educación intercultural, la preservación de la cultura, la lengua, la vida y las costumbres de los pueblos indígenas.