Español

English

24 septiembre, 2021

El programa de radio que da voz a las mujeres y jóvenes indígenas hoy desde tu celular

“Sapinchikmanta” busca que ciudadanos indígenas escuchen el acontecer de sus pueblos mediante plataformas digitales.

“Uno de los objetivos del programa es que los jóvenes que migran a la ciudad se sientan conectados. Cuando pasas por ello como yo, sientes que pierdes algo, que te falta ese nexo con tu pueblo, con tu identidad”, explica Henma Hinostroza Gómez.

Esta joven de 27 años es reportera y conductora del programa radial “Sapinchikmanta”, espacio producido por la asociación CHIRAPAQ y emitido en Ayacucho los sábados por la mañana a través Radio Estación Wari, la radio comunitaria Quispillaccta, ambas en A.M. y Radio Sucre en FM. 

“Nací en la comunidad de Munaypata, provincia de Cangallo, en Ayacucho. Migré a la ciudad de Huamanga para poder cursar la primaria, pero nunca me sentí cómoda entre mis compañeros. Siempre me sentí como una extraña”, recuerda.

Henma se refugió en su talento para la música, que la llevó a reconectarse con sus recuerdos de Munaypata. Más adelante se graduó cómo comunicadora en la Universidad San Cristóbal de Huamanga donde conoció a CHIRAPAQ y a Alex Meza Vásquez, con quien hoy comparte la conducción del programa.

Más del 80 por ciento de los 282 mil 194 habitantes de la región se reconocen a sí mismos como quechuas. El 41,9% viven en áreas rurales donde el acceso a la información se reduce casi exclusivamente a la radio.

De acuerdo al estudio sobre el estado de la radio indígena publicado por la organización Cultural Survival, en el Perú, a pesar de una legislación aparentemente favorable, la apertura de radios comunitarias se ha desarrollado poco. En 2019, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones reportó que tan solo el 1.1% de las emisoras eran de carácter comunitario. Esto deja en manos de radialistas independientes, redes y grupos como CHIRAPAQ, la lucha para que los pueblos indígenas ejerzan su derecho a la comunicación.

“Sapinchikmanta” significa en quechua “desde nuestras raíces”. Es este pensamiento el que marca la diferencia para sus creadores. “En la región hay muchos programas en quechua y dirigidos a jóvenes, pero son pocos los que recogen sus problemas y culturas desde sus propias voces”, explica Hinostroza Gómez.

Parte importante del programa son los enlaces telefónicos realizados por organizaciones de jóvenes que reportan hechos de importancia para sus pueblos. En una de las últimas entregas del programa, la Asociación Distrital de Jóvenes de Vinchos – ADIJOVI pudo informar sobre la pérdida de animales tras la quema de pastizales y reflexionar sobre los peligros de esta práctica muy extendida en las comunidades.

En el programa destacan también la selección de los entrevistados, siendo la mayoría, mujeres líderes y ejemplos para su comunidad. “Una partera de la provincia de Vilcas Huamán nos narró cómo se escondía para evitar ser vista por el personal del centro de salud. De forma clandestina visita a las madres gestantes para poder ver el embarazo y atender los nacimientos. No hay ley alguna que lo prohíba y, sin embargo, las parteras son aún perseguidas”, explica.

Una de las secciones del programa está dedicada a los saberes, conocimientos, tradiciones y costumbres de las comunidades. En una de las emisiones, las oyentes escucharon con nostalgia cómo se explicaban las diferentes formas en las que se preparaba el maíz, lo que llevó a las vecinas de Vilcas Huamán a conversar y recordar recetas que ya no se venían empleando desde mucho tiempo atrás.

A fin de asegurar su difusión en las comunidades más alejadas, CHIRAPAQ está en proceso de establecer un sistema de altoparlantes en los distritos de Sahurama y Huambalpa, el cual beneficiará a ocho comunidades. “En los lugares donde no llega la señal el altoparlante es la única vía de comunicación. Pero la mayoría de equipos están deteriorados por lo que se ven en la necesidad de recurrir a otras instituciones como los municipios o las iglesias evangélicas y son ellos quienes determinan qué se transmite y cuándo”, declaró la conductora de Sapinchikmanta.

El darle vida a este programa recaerá en los jóvenes y mujeres reporteros comunales que están siguiendo su proceso de formación desde agosto. “Cuando eres invisible para el Estado uno tiende a normalizar que no haya nadie atendiendo el centro de salud, que los servicios sean escasos o que no sea atendida tus necesidades y problemas. Pero poco a poco los jóvenes y mujeres reporteros están tomando estos hechos como noticia”, concluye.

“Sapinchikmanta» se transmitió inicialmente a finales de la década de los 90 hasta mediados de los 2000. En esta nueva etapa podrá ser también escuchado desde un celular a través de iVoox y Spotify y por el grupo de WhatsApp mediante el cual, sus productores, esperan escuchar a sus oyentes.