Español

English

11 noviembre, 2021

Lideresa indígena hace llamado en la COP26 para acabar con las violencias

La activista quechua, Tarcila Rivera Zea, pidió a los Estados invertir en el desarrollo de capacidades de las mujeres indígenas para hacer frente al cambio climático.

Foto: Will Crowne/ UK Government

Mujeres de todo el mundo tomaron el estrado de la Conferencia sobre el Cambio Climático en pasado martes para denunciar que el 80% de los desplazados por desastres relacionados con el clima son mujeres.

Las oradoras discutieron los desafíos prioritarios y las motivaciones personales compartidas para su trabajo integrando la igualdad de género en la acción climática.

Una de estas voces fue la activista indígena, Tarcila Rivera Zea, quien explicó como el cambio climático alteró los ciclos de la naturaleza y puso en peligro los conocimientos tradicionales, la biodiversidad y el acceso al agua y alimentos de las más de 240 millones de mujeres indígenas en el planeta.

Rivera Zea es ex miembro del Foro Permanente de Asuntos Indígenas de la ONU y desde la asociación CHIRAPAQ y redes como el Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (ECMIA) y el Indigenous Peoples Global Partnership on Climate Change, Forests and Sustainable Development (ELATIA), incentiva la participación de las mujeres indígenas en esta conferencia anual.

“Las violencias en el mundo contra las niñas y las mujeres indígenas tienen que erradicarse. Para las mujeres indígenas el impacto del cambio climático es una forma de violencia, ya que pone en riesgo la salud, la alimentación y la vida de las mujeres que son asesinadas por defender sus territorios”, explicó.

Para Rivera Zea, los Estados deben invertir en el desarrollo de las capacidades de las mujeres indígenas para hacer frente al cambio climático. “La inversión queremos que no flote por ahí. Queremos que llegue y nos fortalezca a todas porque somos parte de esa sociedad con igualdad de derechos”, remarcó.

De acuerdo a Rivera Zea espacios como la COP26 sirven a las mujeres indígenas para aprender y hacerse escuchar. “Pero lo importante es que las decisiones que se adopten en este espacio sean implementadas en el plano local a nivel de nuestros países”, explicó.

El evento demostró el ímpetu cada vez mayor dentro de la comunidad internacional para aumentar la ambición por la acción climática, enviando el mensaje de que el momento de la implementación con perspectiva de género es ahora.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, estaba en el auditorio que respaldó con aplausos el pedido de esta lideresa indígena.

Sabra Noordeen, Enviada Especial para el Cambio Climático de Maldivas y Åsa Regnér, Directora Ejecutiva Adjunta de ONU Mujeres compartieron el estrado con la lideres indígena.

Sobre la base de la Coalición de Acción sobre Acción Feminista por la Justicia Climática y el Plan de Acción de Género de la CMNUCC convocada por ONU Mujeres, este evento reunió a ministros, la sociedad civil, líderes empresariales y activistas, impulsó el anuncio de nuevos compromisos.

Etiquetas: ,