Español

English

banner-gif-guinda

13 febrero, 2017

Los desafíos de la radio indígena en el Perú

En el Perú las radios locales se han convertido en instrumentos de poder para políticos y empresas.

Foto: Alejandro Wong

Cada 13 de febrero se celebra el Día Mundial de la Radio, implementado por la UNESCO para resaltar el papel de la radio en la sociedad, como medio de comunicación que abre las puertas a la diversidad de opiniones, la unión entre diferentes comunidades y el cambio social. Para los pueblos indígenas, la radio es un instrumento fundamental para elevar nuestras voces, difundir nuestros conocimientos y ejercer nuestros derechos. Muchas veces, la distancia geográfica entre los núcleos urbanos y nuestros territorios puede ser sorteada mediante las ondas sonoras.

En ese sentido, los pueblos indígenas nos apropiamos de la radio para lograr una plena democratización de la palabra, fortalecer nuestras identidades a través de la expresión oral y construir una ciudadanía intercultural. Asimismo, las mujeres y los jóvenes indígenas se empoderan mediante su participación y expresión en la radio. De este modo demostramos que un medio tecnológico foráneo puede contribuir al fortalecimiento y continuidad de nuestras identidades colectivas y vidas en comunidad.

El derecho a la comunicación propia es reconocido por la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. La Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas también señala que los gobiernos deben implementar las medidas necesarias para garantizar que los pueblos indígenas accedan a los medios de comunicación.

CHIRAPAQ ha acompañado experiencias de radio desde los pueblos indígenas en el Perú, que hoy se agrupan en la Coordinadora Nacional de Comunicación Indígena del Perú (CONACIP). Nuestra experiencia radial parte de las iniciativas de seguridad alimentaria desarrolladas en Ayacucho, donde este medio de comunicación sirvió para difundir los conocimientos tradicionales, las buenas prácticas nutricionales y la cultura alimentaria.

Radio y democracia en el Perú

El derecho a la comunicación de los pueblos indígenas no se ejerce plenamente hoy en el Perú. Si bien nuestra legislación sobre el espacio radioeléctrico contempla la modalidad de radio comunitaria, solamente tres estaciones se han logrado acreditar como tales (Fuente: CONCORTV). Excesivos requisitos y trabas administrativas impiden la legalidad de estas radios, que muchas veces prefieren registrarse como radios privadas para viabilizar su salida al aire, debiendo abandonar la forma de organización participativa que caracteriza a los pueblos indígenas.

Esta situación se agrava al constatar que los medios de comunicación nacionales están dominados por un puñado de grupos de poder, que imponen una visión del país centralista, etnocéntrica, excluyente y antidemocrática, al someter los derechos a la información y la comunicación a intereses políticos y económicos.

A nivel local y regional, el espacio radiofónico suele ser controlado por grupos de poder local (empresa, dirigentes políticos, municipalidades), muchas veces vinculados con la corrupción y la persecución a los comunicadores independientes. Estas condiciones afectan a las voces indígenas, que son relegadas fuera de las esferas públicas.

Desafíos de la radio indígena

Desde CHIRAPAQ, hemos identificado los siguientes desafíos para las organizaciones indígenas que desean embarcarse en la aventura radialista:

Desarrollar proyectos político-comunicacionales que partan de un diagnóstico integral (comunicacional, social, político, cultural) de las realidades indígenas regionales. Estos proyectos deben desarrollar una estrategia política pero también orgánica e institucional, que permita hacer sostenibles los proyectos, mantener las frecuencias y ejercer la radiofonía con autonomía y libre determinación.

Avanzar en el desarrollo de formatos radiales indígenas, generados a partir de la investigación y el re-descubrimiento de los conocimientos de nuestros propios pueblos, así como su posicionamiento en las esferas públicas locales.

La conformación de sistemas de comunicación indígenas, que superen las influencias occidentales en las formas como nos comunicamos. Esto requiere la unificación de la formación de cuadros, la investigación en cultura e identidad y la articulación entre organizaciones. Complementar las estaciones y programas con redes de corresponsales comunitarios que generen comunicación desde los territorios.

Finalmente, unificar esfuerzos de incidencia para lograr mejoras en la legislación del derecho a la comunicación e impulsar la implementación real de acciones a favor de la democratización de las comunicaciones en todos los niveles de gobierno.