Español

English

6 noviembre, 2013

Mujeres indígenas son esenciales para el desarrollo económico

Mujeres indígenas del mundo demandaron su participación en las decisiones del desarrollo a futuro.

Lideresas de todos continentes pidieron a los Estados se reconozca su rol como preservadoras de la biodiversidad del mundo.

Estudio demuestra que, en el Perú, la falta de oportunidades y a la presión sobre los territorios las obliga a migrar a las ciudades.

En una conferencia de prensa realizada en el marco de la primera Conferencia Global de Mujeres Indígenas, que se llevó a cabo del 28 al 30 de Octubre en la ciudad de Lima, representantes del Ártico, África, Asia y América, compartieron historias de violencia y de violación de sus derechos.

Ellas pidieron a los líderes políticos frenar la destrucción de los territorios ancestrales de sus pueblos, los cuales se encuentran sometidos a una gran presión para satisfacer la demanda global de alimentos, combustibles, minerales, empleos, y energía hidroeléctrica.

Durante esta conferencia, Fabiana Del Popolo, coautora del estudio Mujeres Indígenas en América Latina, e investigadora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), presentó los resultados de la investigación más completa hasta el día de hoy sobre la situación de las mujeres indígenas en Latinoamérica.

En esta investigación se reportan avances significativos en la educación básica, pero no lo suficiente en la obtención de educación superior y se señala que las mujeres siguen siendo víctimas de las brechas en el acceso a los servicios de salud y empleo.

De acuerdo con esta investigadora, la carencia de oportunidades económicas y académicas en sus hogares natales, junto a la creciente demanda de recursos naturales por parte de la actividad minera, así como de otras industrias ligadas a los proyectos del desarrollo, han obligado a millones de mujeres a emigrar de sus territorios ancestrales hacia centros urbanos.

No obstante para la gran mayoría de ellas, esto no ha significado una mejora en sus condiciones de vida, sino todo lo contrario, han pasado a formar parte de las poblaciones más vulnerables en las ciudades de Latinoamérica. En el caso de Perú, por ejemplo, se estima que más de 3.2 millones de mujeres viven en centros urbanos.

“Estas mujeres están dejando sus hogares bajo la presión de los impactos de la minería, de la deforestación y los proyectos madereros, de la pobreza material, pero también dejan sus hogares porque están buscando más oportunidades de empleo y educación, tanto para ellas como para sus hijos, ” dijo Del Popolo.

“Y hay mejoras. En las zonas urbanas la mortalidad infantil es más baja, tienen más acceso a la educación y al agua potable, pero la discriminación que sufren en las ciudades sigue siendo grande. Además, los empleos que obtienen son de baja categoría y, a menudo no ofrecen ninguna protección social.

Las participantes en la conferencia expresaron que su meta en el corto plazo es influenciar las prioridades en las discusiones en torno al desarrollo en dos eventos de carácter mundial que se realizarán el próximo año en Nueva York – la Asamblea General de las Naciones Unidas, y la Conferencia Mundial de Pueblos indígenas, las cuales se realizarán en septiembre del 2014. A largo plazo sin embargo, el futuro del planeta sigue en juego.

“Las mujeres indígenas son esenciales para el bienestar económico de nuestras naciones,” expresó Vicky Tauli-Corpuz. “Nosotras garantizamos la seguridad alimentaria y la biodiversidad, así como el bienestar de nuestras familias y comunidades. Además podemos contribuir a la búsqueda global de soluciones para el desarrollo sostenible. Únicamente necesitamos ser escuchadas cuando las decisiones son tomadas.”

Aunque hay escasez de información respecto a lo que sucede en otras regiones del mundo, las participantes en la conferencia expresaron que los problemas identificados en Latinoamérica, son universales.

“El análisis cubre únicamente a Latinoamérica pero sabemos, a partir de las historias y relatos de mujeres participantes en este evento que estos problemas son universales,” explicó Myrna Cunningham durante la conferencia de prensa. Tanto ella como Del Popolo, estuvieron acompañadas de otras líderes indígenas, quienes contaron sus historias de vida para ejemplificar los hallazgos de la investigación.

Tal es el caso de la líder indígena peruana Tarcila Rivera Zea, fundadora y presidenta de CHIRAPAQ, una asociación que defiende los derechos indígenas, y quien acudió a la Conferencia para difundir sus experiencias. A la edad de diez años, ella fue forzada limpiar casas para poder sobrevivir, además le fue negado el acceso a la educación escolar. Algunos incluso, le dijeron que no valía la pena que se educara.

Seguir leyendo