Español

English

30 marzo, 2017

Realizadora de cortometraje sobre el maíz fallece a los dieciocho años

La ayacuchana Teresa Pomahuacre destacó por su talento para la narración audiovisual.

Teresa Pomahuacre Mendoza, joven Quechua de Ayacucho, dejó este mundo a los dieciocho años de edad, provocando un gran vacío entre sus familiares y amigos.

Originaria de la comunidad de Santa Rosa de Chanen, participó en el proceso de formación y creación audiovisual para la afirmación de la identidad. La iniciativa impulsada por CHIRAPAQ, Oxfam y los estudios Wapikoni Mobile, busca que los jóvenes andinos utilicen el cine como medio para mostrar la realidad y cultura de sus pueblos, a la vez que les permite conectarse con sus raíces indígenas.

Pomahuacre fue parte del equipo de producción en la realización del cortometraje “Sara Tarpuy”. La obra, muestra la unión y colaboración de las familias en el ritual andino de la siembra del maíz, producto nativo de la zona que es el sustento principal de estas comunidades. El cortometraje fue a la vez una producción familiar, ya que contó con la participación de su propia tía como personaje conductor de la historia.

Un embarazo no planificado, obligó a Pomahuacre dejar los estudios secundarios. Posteriormente decide migrar a Huamanga, junto con el padre de su hija, en búsqueda de empleo.

Según cuenta su padre, Saturnino Pomahuacre, su hija sentía dolores de cabeza. Al volverse estos insoportables fue llevada por sus familiares al Hospital de Huamanga. Lamentablemente, su cuerpo no pudo resistir y falleció en el camino. Posteriormente se determinó que los dolores era producto de una enfermedad parasitaria.

Con gran pesar, la joven fue enterrada en su comunidad. CHIRAPAQ expresa sus condolencias a la familia por esta pérdida irreparable. El espíritu de esta joven ayacuchana vivirá por siempre a través de su legado audiovisual.