Español

English

28 abril, 2012

Tejiendo nuestros sueños con el telar en cintura

En el mundo andino, tejer es plasmar nuestra cosmovisión y sueños por medio de colores y urdimbres.

En el mundo andino tejer es como trabajar en un lienzo. El artista plasma su cosmovisión y sus sueños por medio de colores, iconografías y urdimbres, trasformando el textil en un potente medio de expresión artística y de comunicación.

El “telar de cintura” es una de las principales técnicas textiles prehispánicas que aún se practican en diferentes zonas rurales del departamento de Ayacucho. Por ejemplo, los hijos de Parobamba (Huanta), que han llevado esta técnica hacia la ciudad de Huamanga, se han establecido en la jurisdicción de Carmen Alto y compiten con los tejedores del barrio huamanguino de Santa Ana, que utilizan mayormente técnicas del telar europeo.

El telar de cintura es conocido también como Aymara Kuru en Ayacucho. Aymara se refiere a la técnica, (cómo se urde, cómo es la posición y el manejo de los hilos) y Kuru a las figuras o iconografías que se plasman. Consiste en una urdimbre vertical amarrada a un poste y sujetada en las caderas del tejedor, en posición sentada. El hilo proviene de los animales de la región (como la alpaca y la oveja) y se colorea con tintes vegetales tradicionales (como la tara, el nogal, el molle, entre otros). En las comunidades rurales el Aymara Kuru es practicado desde temprana edad por niños y niñas de forma cotidiana, como parte del quehacer diario.

A través de la práctica del Aymara Kuru el niño desarrolla diversas habilidades:

  • El torcido de la fibra permite desarrollar el control del cuerpo y la capacidad de percepción.
  • Al seleccionar las fibras, el niño conoce y entiende el valor que tienen sus recursos naturales, su fauna y flora.
  • A través del hilado el niño desarrolla la coordinación visual y motora. Con el urdir, es decir, al ordenar en simetría los hilos, estimula su pensamiento lógico-matemático.
  • Al recuperar la fina iconografía del textil tradicional, el niño enriquece su léxico gráfico, su capacidad de simbolizar lo que quiere expresar.

La sistematización de la experiencia de este taller, produjo la guía didáctica Aymara Kuru (1997), que ha sido difundida tanto en el ámbito nacional e internacional, y principalmente en la Región Ayacucho, para la capacitación de docentes.

Etiquetas: ,